Show simple item record

dc.contributor.authorBarra Bizinotto, Marilda
dc.contributor.authorJordana Riba, Francisco de Paula
dc.contributor.authorRoyano García, Verónica
dc.contributor.authorVázquez Ramonich, Enric
dc.contributor.otherUniversitat Politècnica de Catalunya. Departament d'Enginyeria de la Construcció
dc.contributor.otherUniversitat Politècnica de Catalunya. Departament de Construccions Arquitectòniques II
dc.date.accessioned2009-10-29T11:51:47Z
dc.date.available2009-10-29T11:51:47Z
dc.date.issued2009
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/2117/6046
dc.description.abstractEl consumo de neumáticos en los países desarrollados es elevado y va en aumento. Los propietarios y usuarios de vehículos, por el hecho de circular con los mismos, somos los responsables del desgaste de los neumáticos que acaban quedando fuera de uso y convirtiéndose en residuo. En la Unión Europea se generaron durante el 2005 cerca de tres millones de toneladas de neumáticos fuera de uso (NFU). Hasta la implantación de una legislación específica, una vez concluida la rodadura de un neumáticos, sólo un limitado porcentaje se reciclaba y empleaba como materia prima para otras aplicaciones, mientras que el resto se eliminaba en vertederos o simplemente se acumulaba sin ningún tipo de control, donde además de provocar un efecto visual negativo, se producía un riesgo medioambiental derivado de un posible incendio. La Directiva Europea 1999/31/CE [7] relativa al vertido de residuos regula esta acumulación incontrolada de NFU en vertederos, y determina que a partir del 16 de Julio de 2003, no se admitirán en ningún vertedero los neumáticos usados enteros, y a partir del 16 de Julio de 2006, ni siquiera los neumáticos usados troceados, con exclusión de los neumáticos de bicicleta y de los neumáticos cuyo diámetro sea superior a 140 cm. El Real Decreto 1619/2005 [12] sobre la gestión de neumáticos fuera de uso establece además el principio de responsabilidad del productor, por el cual se hace responsable a los fabricantes e importadores de neumáticos de la correcta gestión de los NFU que se generan en los talleres, una vez se ha agotado cualquier posibilidad de reutilización para el fin por el que fueron fabricados. A su vez, recae sobre el consumidor el coste del correcto reciclaje de los NFU, ya que en el precio de compra de los neumáticos se incluyen las tasas correspondientes a su gestión. Para que el ciclo de vida del neumático sea considerado como un modelo de desarrollo sostenible, es necesario fomentar el aprovechamiento del potencial material o energético del mismo tras su vida útil. Los NFU se pueden valorizar con aplicaciones diferentes, que van desde su reutilización tras el recauchutado, hasta la valoración energética o la obtención de caucho pulverizado o granulado para fabricar diferentes productos, como por ejemplo: suelas para la industria del calzado, alfombrillas de automóviles, aplicaciones en betunes asfálticos para carreteras, fabricación de pavimentos elásticos de aplicación en suelos de zonas de recreo infantil, pistas de atletismo, campos de fútbol con césped artificial, etc. Sin embargo, estas soluciones no suponen una alternativa efectiva al importante volumen de neumáticos generados por nuestra sociedad.De la necesidad de buscar nuevas aplicaciones para este voluminoso residuo, surge la idea de utilizar partículas obtenidas mediante trituración mecánica en los hormigones, sustituyendo parte de los áridos convencionales. Sería interesante que además de eliminar parte de los NFU generados, éstos aportasen alguna mejora en las propiedades del hormigón. Desde hace poco más de dos décadas se está investigando la viabilidad del hormigón de cemento portland con adición de caucho procedente de NFU. Diversos autores confirmaron mediante ensayos de laboratorio que las mezclas de hormigón con caucho presentan una disminución de la resistencia a compresión, sin embargo, tienen un mayor potencial para deformarse plásticamente antes de la ruptura. Para obtener hormigones de resistencias aceptables, recomiendan que la fracción de caucho incorporada en la mezcla no exceda el 20 % del volumen total de los áridos. El objetivo de este estudio experimental es determinar la influencia de la incorporación de diferentes porcentajes de partículas de caucho (5, 10 y 15% del volumen de los áridos convencionales) en las propiedades físicas y mecánicas del hormigón. Para ello, se han elaborado diferentes hormigones utilizando dos tamaños de partículas de NFU: 1-4 mm (NFU-F) y 10-16 mm (NFU-G).
dc.format.extent76
dc.language.isospa
dc.subjectÀrees temàtiques de la UPC::Edificació::Materials de construcció::Nous materials de construcció
dc.subjectÀrees temàtiques de la UPC::Edificació::Materials de construcció::Formigó
dc.subject.lcshRubber
dc.subject.lcshBuilding materials
dc.subject.lcshConcrete
dc.subject.otherCaucho
dc.subject.otherEnsayos
dc.subject.otherReciclaje
dc.subject.otherHormigón
dc.subject.otherSostenibilidad
dc.subject.otherRubber
dc.subject.otherTests
dc.subject.otherRecycling
dc.subject.otherConcrete
dc.subject.otherSustainability
dc.titleRealización de ensayos de laboratorio de hormigón con caucho procedente de neumaticos fuera de uso (NFU).
dc.typeExternal research report
dc.subject.lemacMaterials de construcció
dc.contributor.groupUniversitat Politècnica de Catalunya. GREiP - Grup de Recerca d'Edificació i Patrimoni
dc.rights.accessOpen Access
local.personalitzacitaciotrue


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record

All rights reserved. This work is protected by the corresponding intellectual and industrial property rights. Without prejudice to any existing legal exemptions, reproduction, distribution, public communication or transformation of this work are prohibited without permission of the copyright holder