Show simple item record

dc.contributorBorràs García, M. Rosa
dc.contributorOndategui Parra, Juan Carlos
dc.contributor.authorRuiz Sáenz, Gonzalo
dc.contributor.otherUniversitat Politècnica de Catalunya. Departament d'Òptica i Optometria
dc.date.accessioned2018-07-05T07:56:30Z
dc.date.available2018-07-05T07:56:30Z
dc.date.issued2016-01-20
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/2117/118972
dc.descriptionActualmente, son más de 100 las enfermedades neurodegenerativas conocidas. Todas ellas, se caracterizan por presentar un proceso irreversible. En la mayoría, se desconoce su etiología, aunque sí el principal factor de riesgo, la edad. Aunque en el presente, hemos querido clasificarlas según transcurran en alteración mental, motora, o combinación de ambas, es complicado hacer tal diferenciación, ya que muchas de ellas coinciden desde el punto de vista clínico y anatomopatológico, asimismo en algunas se presentan cursos clínicos iniciales muy variables. Por otra parte, el diagnóstico precoz, se ve dificultado, a razón de que las reservas funcionales del propio paciente, hacen que el inicio de la enfermedad quede ocultado. No obstante, una vez que las mismas ya se han visto consumidas, es la falta de memoria y la reducción de la actividad, acompañada de depresión, el cuadro más frecuente de diagnóstico de demencia. Entonces, sabemos que si existe demencia, hay un 70 % de probabilidades que estemos ante la enfermedad de Alzheimer. Evidentemente, la enfermedad de Alzheimer presenta mayor prevalencia en los países más desarrollados, pues la esperanza de vida es mayor. Respecto a su diagnóstico, a día de hoy, no existe una técnica precisa, más que la autopsia. Algunas enfermedades neurodegenerativas pueden comprometer la visión, destacando el papel de la enfermedad de Alzheimer y de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, las cuales desarrollamos con más extensión en las próximas páginas. Las afecciones visuales de las enfermedades neurodegenerativas, se han atribuido al deterioro cognitivo de las áreas cerebrales encargadas del procesamiento visual, no obstante, es reciente estudios que demuestran que cambios en la morfología del ojo podrían estar íntimamente relacionados con las alteraciones visuales de estos pacientes. Así pues, mediante el manejo de la tomografía de coherencia óptica, podremos parametrizar los biomarcadores de la neurodegeneración de la retina, como forma fiable de diagnóstico en vida
dc.language.isospa
dc.publisherUniversitat Politècnica de Catalunya
dc.rightsReconeixement-NoComercial-SenseObraDerivada
dc.rights.urihttps://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/es/
dc.subjectÀrees temàtiques de la UPC::Ciències de la salut::Medicina::Oftalmologia
dc.subject.lcshAlzheimer's disease
dc.subject.lcshSenile dementia
dc.subject.lcshVision disorders
dc.subject.lcshEye--Movements
dc.titleImplicación visual de las enfermedades neurodegenerativas que cursan en alteración mental
dc.typeBachelor thesis
dc.subject.lemacAlzheimer, Malaltia d' -- TFG
dc.subject.lemacDemència senil
dc.subject.lemacUlls -- Moviments
dc.subject.lemacTrastorns de la visió
dc.rights.accessOpen Access
dc.date.updated2018-06-18T14:57:19Z
dc.audience.educationlevelGrau
dc.audience.mediatorFacultat d'Òptica i Optometria de Terrassa


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record

Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Spain
Except where otherwise noted, content on this work is licensed under a Creative Commons license : Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Spain